En el crecimiento de los Koi influyen diversos motivos o agentes, en algunos de estos podemos intervenir y en otros no. Estos últimos dependen de la genética del Koi, estos determinarán el tamaño máximo posible. Los factores influenciables sin embargo, harán que se llegue a este tamaño o no. Podríamos hacer además otras distinciones tal como, factores bioticos, por ejemplo la población del estanque y otros abióticos, tal como los valores del agua. O podríamos distinguir entre influencias externas o internas,..
 
Cualidades hereditarias:
            En los genes de cada Koi viene ya predeterminado el potencial máximo de crecimiento de un individuo en concreto. Aunque todos los factores influenciables fueran óptimos, cosa poco probable, no se podría sobrepasar este máximo de crecimiento. Mucha gente piensa que el potencial de crecimiento de los Koi sobrepasa el metro, pues están muy equivocados, la mayoría de los Koi no están genéticamente programados para sobrepasar los 70 cm. De ahí la importancia de las líneas sanguíneas, que se preocupan tanto en cuidar los criadores japoneses, estas líneas llevan implícitas el potencial de crecimiento, de los Koi.
 
Temperatura:
            A mayor temperatura en combinación de un alimento rico en proteinas, esto es con un 36% o más de proteinas, mayor rapidez de crecimiento. Esto es debido a que a mayor temperatura el metabolismo de los Koi está más activo, y por lo tanto asimila más deprisa los nutrientes, hay que tener en cuenta que son animales de sangre fría. Pero además con frío, al tener una actividad menor, también necesitan menos alimento, por lo que su metabolismo se ralentiza. La actividad enzimática en un Koi conoce una temperatura ideal, por debajo o por encima, de esta temperatura esta actividad disminuye. Esta actividad está directamente relacionada con el metabolismo, ya que éste, está influido por ésta actividad enzimática. Así por debajo de los 15ª C, la capacidad para digerir se ve seriamente afectada y por debajo de los 10º C la capacidad digestiva prácticamente es nula.
La temperatura ideal se encuentra entre los 22 y 28º C, por debajo o por encima de estos límites el potencial de crecimiento disminuirá debido a la reducción de la actividad enzimática y por lo tanto la ralentización del metabolismo.
 
Oxígeno:
            La cantidad de oxígeno mínima debe ser 6 ppm, pero si pudiera ser mayor sería aún mejor. Si tenemos en cuenta que los peces son animales superiores, y que tal como los mamíferos tienen huesos, músculos, etc. y por lo tanto su organismo debe realizar las mismas funciones que el de los mamíferos, pero con el inconveniente de que, mientras que en el aire existe unas 200.000 ppm de O2 (20%), en el agua como máximo hay 10 ppm de este elemento. La falta de O2 limita el crecimiento, además de la vida y la formación de pigmentos y por lo tanto del color.
 
Hormonas de crecimiento:
            Los Koi como todos los seres vivos tienen limitada su rapidez de crecimiento, esta velocidad es máxima en los primeros 3 o 4 años, y es cuando hay que potenciarla de lo contrario ya nunca se desarrollará su potencial máximo. A partir del cuarto año la producción de hormonas de crecimiento va reduciéndose paulatinamente hasta la edad de 12 años, donde se detiene por completo. Esta también es la razón por la que los japoneses dejan crecer a sus Koi hasta la edad de cuatro años en los mudponds, cuando ya son Yonsai, entonces son sacados y vendidos, podríamos decir que se han hecho adultos.
 
Feromonas:
            Además de las hormonas de crecimiento, que cada Koi produce para estimular su propio crecimiento, también producen feromonas que influyen en el crecimiento de otros Koi. Las feromonas son cruciales para la comunicación inconsciente, entre los organismos vivos, se producen en pequeñas cantidades pero son muy efectivas. Diversos estudios han demostrado que a mayor concentración de feromonas en el agua, más lento es el crecimiento y además más débil es su sistema inmunológico. Esto nos hace comprender la importancia que tiene renovar el agua con cierta asiduidad. O instalar un sistema de ozono o hacer pasar el agua a través de carbón activo.
 
Dieta:
            Podríamos decir que la comida es el factor más determinante en el crecimiento, desde que sale del huevo, el Koi debe estar bien alimentado, puesto que como hemos visto de lo contrario, lo que no crezca los primeros años, después ya no se puede recuperar. Además el alimento debe ser de buena calidad, con todos los nutrientes y elementos necesarios, puesto que no solo influye esto en el crecimiento, sino que también en la salud, fortaleza de los huesos, etc.
 
Sólidos disueltos (TDS):
 
            TDS es la abreviatura de total dissolved solids, no significa necesariamente que con un TDS bajo, tengamos agua blanda, aunque si apunta en esa dirección. El TDS mide todas las sustancias disueltas, tal como el Ca, Mg, Fe, material orgánico, feromonas, proteinas, etc. Cuanto más bajo sea el TDS, mejores resultados de crecimiento, en cualquier caso debería estar por debajo de las 50 ppm. En los mudponds japoneses se obtienen TDS de 3 ppm, debido a que están alimentados por agua de lluvia. Para evitar los pH excesivos, echan grandes cantidades de conchas de ostras, de ese modo suben el Kh manteniendo pH estables.
 
Movimiento:
            El movimiento influye en la constitución, si construye un estanque de 2 m de profundidad y crea una corriente, el Koi estará siempre en movimiento, lo que redundará en una constitución más harmoniosa.
 
Otros factores:
            El amoniaco y nitrito reducen asimismo el crecimiento, además de influir en otra multitud de procesos vitales de los Koi.
 
Factores limitadores. Ley de Liebdig:
            Los factores limitadores son aquellos que influyen sobre el resultado de los demás, por óptimas que sean las condiciones. Por ejemplo si consideramos un estanque donde todas las condiciones antes enumeradas sean óptimas, excepto el oxígeno. Pues la falta de este oxígeno limitará, totalmente el crecimiento de los Koi, influyendo además en la eficiencia de todos los demás factores.
 
Resumiendo podemos decir que no vale la pena comprar Koi con gran capacidad de crecimiento si no somos capaces de sacar el máximo partido a este crecimiento,..